Síguenos en tu email

domingo, 13 de abril de 2014

La Energía de los Nuevos Recursos Humanos

Los Recursos Humanos (RRHH) en las empresas y las conversaciones que en ellas se generan tienen mucho en común, más aún si estamos en un entorno de cambio como el actual. Las relaciones entre los empleados de una organización generan una energía capaz de hacerla avanzar de forma vertiginosa o por el contrario la pueden frenar poco a poco, pero sin remedio.

Está perdiendo su sentido el Departamento de Recursos Humanos como lo hemos conocido hasta este momento. Ahora se plantean preguntas que deben ser resueltas de forma clara, inmediata y sin mucho formalismo: ¿Cómo es la relación de las personas de la organización? ¿Cómo es la relación de la empresa con los empleados? ¿Quién lidera esta relación? ¿Se está ofreciendo la información adecuada? ¿Se responde de forma clara a las demandas de los empleados? ¿Conoces las inquietudes de tu gente? ¿Cómo gestionas la comunicación?... y cuentas más se os puedan ocurrir.

En el libro Mundo groundswell (Charlene Li – Josh Nernoff, Empresa Activa) se ofrece una definición del mundo 2.0 que puede ser muy didáctica para los profesionales de recursos humanos: “Es un fenómeno social que consiste en que la gente utiliza las tecnologías para obtener lo que necesita pero no de las empresas, sino de otras personas.” Puedes leerlo de nuevo si quieres, pero lo cierto es que habla de la posibilidad de que las personas conectadas con personas puedan conseguir lo que necesitan, generar energía, sin que nadie medie en ello, ni siquiera la empresa donde trabajan.
Pero ¿Qué pasa dentro de la empresa? Las personas que forman una organización no están aisladas y por tanto forman parte de ese Mundo Groundswell, de ese mundo de relaciones, de ese mundo de buscar, compartir y descubrir cada día. Un mundo rápido, que evoluciona, que no espera y que seguramente trae para muchos de sus usuarios nuevas oportunidades de todo tipo.

Si un día tu empresa decide entrar en ese mundo, es posible que se encuentre a sus empleados, más bien es casi seguro. Ellos con sus relaciones, comunidades o seguidores estarán generando una energía que todo gestor de recursos humanos quisiera para él, para su entorno, para su comunidad interna. La pregunta es pues: ¿Por qué no somos nosotros desde dentro los que lanzamos o aprovechamos estos entornos de energía?

En este punto me suelo detener siempre ¿El motivo? Tiempo. Es el factor determinante que paraliza la iniciativa de la empresa para tomar decisiones en este farragoso terreno. Aunque en realidad, el factor tiempo encubre otro menos asumible por la dirección: El Miedo. Si, si, como lo lees. Miedo a que dirán, miedo a tener que escuchar, miedo a tener que dar explicaciones, miedo a no controlar, miedo a la libertad de aprender y compartir, en definitiva... Miedo a la energía generada por la relación de los empleados.

Después de leer algunos artículos y post sobre talento, en los cuales he aprendido sobre su gestión y su generación, así como sobre su recolección ;-) La conclusión es que hay una parte de esta energía a la que me refiero en este post que es la responsable de mantener y activar el talento de una empresa y el resto bien canalizada puede ser: Innovación. Porque no debes olvidar que.. “La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma.” Un sistema aislado mantiene constante su cantidad total de energía, pero ese no es el caso de las empresas actuales, conectadas por miles de puntos con la sociedad que les rodea, con sus empleados, con sus clientes. Puntos que hacen que su energía se transforme ¿En qué quieres que se transforme la energía de tu empresa?

Si consideramos solo el factor tiempo como limitante de este desarrollo, propongo la creación de la figura del “Community Manager de los RRHH”, algo así como un “Community Manager Interno”. Alguien que ayuda a canaliza esta energía, un “Human Commnity”, que podría centrar sus esfuerzos en aspectos como:

  • Comunicación
  • Organización de equipos
  • Formación y desarrollo (desempeño)
  • Participación e Implicación (que no motivación)
  • Clima y cultura corporativa
  • Reclutamiento

No es descabellado pensar que la transformación de la actual función de Recursos Humanos pasa por algo muy ligado a la gestión de la relación de las personas que la forman. Es necesario cambiar los actuales departamentos de Recursos Humanos por otros que sepan usar la energía generada en las relaciones de sus empleados. Una función que debería llamarse “Sistemas Humanos”.

¿Te gustaría ser el Human Community de tu empresa? 
¿Cuál es tu opinión?

Una Idea de...

domingo, 30 de marzo de 2014

El libro por el Empleo: “Mejora y Gana”

“No dejas en manos de los demás tu futuro profesional” (@mejoraygana)

No somos muy dados por estos territorios a hablar de nosotros mismos, pero en esta ocasión merece la pena. Nada mejor que el inicio de una nueva actividad o la celebración de algo para compartirlo en este entorno, para envidia de unos pocos y celebración de muchos ;-) Y lo cierto es que no se trata de iniciar nada, ni siquiera de celebrar un acontecimiento especial. No, nada de eso, se trata de compartir la fuerza con la que un proyecto que se inicio en noviembre de 2012 aún persiste, un sueño realizado que aún continua, después de casi año y medio.
Estaba por terminar el otoño del año 2012 cuando vio la luz el libro “Mejora y Gana” Manual de desarrollo de Marca Personal para la búsqueda de Empleo. Un proyecto que nacía con la fuerza y las ganas de compartir de tres profesionales: PabloAlonso (@Palonso1981), Pablo Adan (@PabloAdanMico) y yo mismo (@xsalas). Hablamos de superación, de conocimiento personal, de nuevas formas de hacer las cosas, impregnado de la frase… “Si todos los días haces lo mismo, obtendrás el mismo resultado”. Sin embargo, parece mentira, pero transcurrido este tiempo la fuerza que sigue teniendo es la misma que cuando salió a la calle. La próxima semana se inician en el Ayuntamiento de Valencia los Talleres “Aula Exprés a>punt”, desarrolladas por segundo año bajo la filosofía del Libro “Mejora y Gana”. Además de contar con una nueva edición del libro que ya se puede comprar en todas las librerías de España.

¿Cuáles pueden ser las claves de esta permanencia? Mejor aún, cambiemos la pregunta…

¿Qué claves enseña el libro sobre la búsqueda de empleo?
¿Qué puedo hacer para cambiar el signo de mi futuro profesional?

Conocerse. Inicia tu nuevo recorrido profesional pensando en qué eres bueno, en que puedes destacar, que puedes ofrecer. No pienses que no puedes cambiar, que tienes muchos años de experiencia, que siempre has hecho lo mismo… o tal vez que tu falta de experiencia y tu juventud te limitan.

Portada actual del libro "Mejora y Gana"
Construir. Mira a tú alrededor y pregunta, escucha y construye con ilusión tu futuro. Porque si quieres no está escrito y no dejas que otros lo hagan. Redáctalo tú mismo y apóyate en las herramientas que te ofrece el nuevo entorno social de Internet para mostrarte. Fija tus objetivos y no pierdas el norte. Marca tu estrategia y se constante, no abandones. Haz que tu red de contactos crezca a la vez que tú creces profesionalmente.

Comunicar. No eres el ombligo del mundo, no olvides que los demás no tienen porque saber cuál es tu situación, ni en que eres bueno. Muévete, habla, sonríe, transmite fuerza… Pero por favor “No pidas”. Mostrarse para estar en la mente de los que pueden necesitarte, esa es la cuestión.

Prepararse. No creas que ya lo sabes todo, que tu currículum es perfecto, que nadie puede darte indicaciones sobre cómo afrontar una entrevista, como vestirte o cómo comportarte. Piensa que te juegas mucho antes de abrir la boca, incluso si te buscan en Google. Deja que te aconsejen y sobre todo aprende a ¡Venderte! No olvides que debes ser un poco más egoísta y menos humilde. Tu trabajo es buscar trabajo.

Esto parece sencillo, pero no lo es. Y el éxito de este proyecto, de este libro por el empleo está en no decirte que lo conseguirás solo con leerlo. No, solo lograrás tu objetivo si luchas, si mejoras… ganarás.

Déjanos tu opinión si ya has leído el libro ;-)

domingo, 23 de marzo de 2014

5 valores para Emprender a los 25

"Emprender puede ser un arte en estos tiempos, no olvides darle valor"

Lo prometido es deuda, cuando escribí el post “5 para Emprender a los 50me comprometí a escribir un post sobre algunas claves para emprender a los 25, lo cierto es que no se sabe si esta promesa se cumple solo para uno mismo o el lector de este Blog está deseando su publicación, esto lo dejaremos correr ;-) Un apunte general, lo mejor es no hacer “rimas fáciles” con el título.

Y en esta ocasión también debo empezar matizando, porque si la situación económica, le sumamos que el supuesto emprendedor tiene solo 25 años, me surge la misma exclamación: ¡Dónde vas alma de cántaro! (RAE: “Persona sumamente ingenua, pasmada o insensible”).

Las connotaciones de la palabra “Emprendedor -Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas- me llevan por asociación de ideas a personas jóvenes, con ideas nuevas, con perfil para asumir riesgos, ágiles, con la mente abierta, sin prejuicios… mientras que emprender con 50 años me lleva a la idea de “la única salida”. No obstante, las dificultades pueden ser las mismas para ambos, incluso asumiendo estas ideas preconcebidas, el “mayor” asentará su aventura en la experiencia y el “joven” en su ilusión, en sus fuerzas intactas. Aunque ambos deberán tener el mismo talante: Superación.  
Disfrutemos aquí de 5 valores o razones o pilares para emprender con solo 25 años. De nuevo decir que no son recetas, pero si estímulos, razones, cachavas dispuestas de forma estratégica que permitirán hacer más fácil el camino.

  • Apasiónate. Es tu proyecto, eres joven, te lo puedes permitir. Mostrar tus sentimientos será una buena carta, no te comportes como si tuvieses 60 años, el hecho de que estés presentando o vendiendo una idea de negocio no significa que debes tomar el rol de persona seria y responsable que no debe mostrar la ilusión del que inicia algo en lo que cree. La pasión te dará credibilidad
  • No abandones la Curiosidad de seguir descubriendo. Recuerda que no hace muchos años no hacías más que preguntar sobre todo lo que ocurría a tu alrededor, la curiosidad del niño se pierde con los años, no la permitas. Si quieres emprender no olvides que no puedes cerrar tu mente con ideas fijas, deja eso para los más conservadores. 
  • Escucha. Pide consejo, déjate asesorar. No pienses que lo sabes todo, eso sí que no. Recuerda que aunque no quieras eres aún muy joven y que seguramente aquellos a los que cuentes tu idea para que te ayuden en el proyecto –por ejemplo para buscar capital- serán mayores que tu. Una actitud arrogante chocará con la mentalidad de aquellos que tiene la experiencia de la que tú careces. 
  • Se transparente y humilde. Piensa que el “espíritu emprendedor” no significa solo tener una idea genial, que nadie haya tenido nunca y que después de ponerla en marcha… te forras, eso solo le pasa a 1 de cada millón. Así que tendrás que trabajar, rodearte de un equipo, de socios, de compañeros de viaje. Si tu mochila está cargada de transparencia desde el minuto uno y la humildad es uno de tus valores, tendrás ganadas muchas de las batallas que te saldrán al encuentro. Las “malas artes”, la desconfianza, la soberbia si te dan ventaja será solo temporal. 
  • Se flexible y global. Deberás crear tu plan de negocio y en él mostrar todas las variables de tu negocio, pero no olvides que estás en un entorno cambiante, que lo que más se espera de una persona joven es la capacidad de adaptarse a esos cambios de forma rápida. Esa es una ventaja que tienes, muéstrala. Hacer que tu idea tenga una parte global, que no se cierre al localismo, que sea escalable. Eres joven y seguro que tus “ataduras” vitales son mínimas, no te crees más de las necesarias. Muestra que puedes disfrutar de tu proyecto con una visión amplia, sin fronteras. Tu zona de confort es aún reducida, no la amplíes con ese nuevo negocio que te dejará anclado en un lugar.

No hemos planteado complejos algoritmos para hacer de tu idea un negocio de éxito valorado en miles de millones, eso te lo tendrás que currar tú. Aquí tienes apuestas “humanistas” que pueden hacer de un joven emprendedor, un mejor compañero de viaje.

Después de leerlo..¿No crees que tengas la edad que tengas también te servirían?  


Deja tu opinión en los comentarios, así podremos aprender y compartir.

domingo, 16 de marzo de 2014

8 ideas para los de Recursos Humanos

Los departamentos de recursos humanos de las PYMES son los que tal vez han sufrido las mayores reducciones en los últimos años, tanto en medios “humanos” como en presupuesto, y lo que es peor… en iniciativa, en ideas, en seguir el camino emprendido a finales de la década de los 90 para formar parte del “Core Business” de la empresa. Ya nos caímos del guindo, ya no hay excusa alguna para seguir llorando sobre el supuesto maltrato sufrido por la gestión de las personas en las PYMES. Mito o realidad, cada profesional tendrá sus vivencias, las mías son claras: Nunca se tomaron en serio las políticas de gestión de personas, porque nunca se consideraron palanca esencial para mejorar la cuenta de resultados.

"Bodegón de Invierno" by Ximo Salas @xsalas
¿Podemos hacer algo ahora? ¿Hay nuevas alternativas de gestión? ¿Somos más conscientes del papel fundamental de las personas en las empresas? ¿Podemos mejorar la cuenta de resultados trabajando con las personas? (No entender bajarles el sueldo ;-) Mi respuesta es: Si, si, si y si. Sin más.

Si tenemos por delante la tarea de reactivar el área de recursos humanos de una PYME, proyecto apasionante y duro por lo ocurrido en los últimos años, no tenemos que perdernos en grandes planteamientos de manual, esmeradas estrategias o implantaciones de software con largos periodos de aprendizaje. No, no, no… vamos a lo sencillo. Empecemos por lo básico y no cometamos los mismos errores de antaño, porque caeremos de nuevo en el mismo agujero: El alejamiento del corazón del negocio, el distanciamiento con la realidad. Qué pasos pienso que pueden darse para iniciar este camino, enlacemos palabras…

  • Desaprender todo lo anterior, descartar toda política que haya proporcionado ambigüedad a la organización. Retribuciones por objetivos mal diseñadas, evaluaciones farragosas que nadie entiende ni aplica, planes de carrera irreales, estudios de clima realizados sin escuchar.
  • Poner oídos en todos los rincones de la organización, pero no a escondidas, no para espiar (Como nos pedían antes), sino para aprender, pero sobre todo para escuchar. 
  • Conocer el negocio, la competencia, saber de que hablas, de que hablan. No tocar de oído. 
  • Hablar con los empleados que forman el músculo de la empresa, no solo para sacar lo mejor de ellos, sino para saber que quieren, como pueden mejorar su entorno de trabajo. 
  • Trabajar para que prevalezca la honestidad y la transparencia, compartiendo y no escondiendo. 
  • Predicar con el ejemplo y ayudar a que todos lo hagan.
  • Comportarse como un ser humano y mostrar compromiso, al menos el mismo que pidas a los demás. 
  • Preocuparse y ocuparse de las personas.


Si consigues desarrollar estas ocho ideas, ya podrás empezar a plantearte otros retos más “materiales”, porque una cosa si debemos tener clara, lo que perciban de nosotros los demás no será el resultado de la implantación de un maravilloso software de gestión, sino más bien la sensación de proximidad, transparencia, honestidad y poder de ayuda que les proporciones.

“Nunca las sensaciones y los sentimientos contaron tanto como en estos tiempos, no te empeñes en comprarlos, solo vívelos. Compártelos”

Deja tu opinión e incluye nuevas ideas...

domingo, 2 de marzo de 2014

5 para Emprender a los 50

“Por la ventana de su despacho entraba el sonido hueco del debate del estado de la nación. No entendía lo que decían, era como el soniquete de los niños de San Ildefonso el día del sorteo de Navidad. Su vecino tenía por costumbre poner el aparato de radio a todo volumen, él desde su silla en el pequeño espacio improvisado en su casa, intentaba concentrarse en lo que había llamado su nuevo trabajo. Más bien su nueva ilusión, nacida desde la desesperación de sostener su alma inactiva, los últimos tres años.”

La verdad es que digan lo que digan los expertos, políticos y otras yerbas, nada de nada da pistas buenas en este país para que el camino de un emprendedor sea más fácil. Sin embargo, a muchos de los que hablan se les hace la “boca agua” con este tema, tanto por las facilidades que se están creando, como de lo necesario que es un país emprendedor para salir de la situación en la que estamos. Un ejemplo, en los últimos días el gobierno ha regulado el sistema de financiación por Internet “Crowdfunding”, la verdad es que después de leer sobre el tema, la regulación está hecha desde el máximo desconocimiento de este mecanismo de financiación y con el mayor de los desprecios para querer entenderlo. ¡Adelante con los machos!

Alma de Cántaro
Pero sigamos con lo nuestro, emprender. Matizando, porque si a lo que comentábamos antes -el entorno no es el más adecuado-, le sumamos que el supuesto emprendedor tiene más de 50 años. ¡Dónde vas alma de cántaro! (RAE: “Persona sumamente ingenua, pasmada o insensible”)

Parece que emprender con 25 años es casi un deber, una salida de éxito, mientras que emprender con 50 años es “la única salida”, y puede que sea así. No obstante ¿Quién tiene el entorno más fácil? Aquí cada cual arrimara el ascua a su sardina. Personalmente creo que el de 50 se encontrará con diferentes obstáculos, muchos de ellos sobrevenidos por el hecho de tener esa edad. El resto serán los mismos para ambos.

Sin embargo disfrutaremos aquí de 5 para emprender con más de 50 (No velan rimas fáciles) En otro post hablaremos de los 5 para emprender con 25. No son recetas, pero si estímulos, razones, cachavas dispuestas de forma estratégica que permitirán hacer más fácil el camino. 

  • “Experienciaté”. Disfruta de lo que tienes. Úsala, muéstrala, y convierte este activo en el principal capital de tu nueva empresa. Eso sí, no lo conviertas todo al modo experiencia, no seas el “abuelo cebolleta”, no cimientes tu proyecto en contar tus experiencias. Por más que sepas, hay un mundo por descubrir
  • Muestra Curiosidad Prudente. Abrirse a nuevas experiencias, aprender de nuevo, salir, explorar, conocer, sobre todo personas que hasta este momento jamás pensaste que estarían en tu entorno vital y profesional. Eso sí, hazlo con la prudencia que proporciona la experiencia, o no, total. 
  • Escuchar. Pide consejo, déjate asesorar. No pienses que tienes el pasaporte lleno de visas que te permiten pasar por todas las casillas sin pagar peaje. En muchas ocasiones escuchar es muy difícil para los que disfrutan de mucha experiencia vital, haz una prueba, si cuando está hablando otro ya estás preparando una réplica o un argumento contrario, piénsalo dos veces… No quieres escuchar. 
  • Abraza las nuevas tecnologías. Piensa, nunca es tarde para nada, bueno tal vez para todo no, pero no sirve al “espíritu emprendedor” eso de “yo ya estoy mayor para estas cosas”. Internet y las nuevas tecnologías de comunicación (Social Media) te darán muchas más opciones de las que puedas pensar, de las que seguro teníamos hace unos años. 
  • Ofrece más que pide. Si, si, como lo lees. ¿Pero cómo si es un negocio? ¿Tengo que ganar dinero? Cierto, y deberás crear tu plan de negocio. Pero este debe contener el valor de “ofrecer” más que el de “pedir”. Si ofreces un producto que rezuma talento con experiencia, súmale la opción de ser fuerte en su confianza. La opción de ofrecer más que pedir, da el sentido de confianza a lo que haces.



“Desde su ventana al mundo, su conexión con la nueva realidad, se proyectaba con toda su fuerza y experiencia. Ofrecía su talento, sin importar el interlocutor o el lugar. Aprendía. Compartía su sabiduría de años, esa que ahora las circunstancias querían enterrar por mayor y que él se había prometido no permitir que nadie tirase ni un solo puñado de tierra encima. En su mente un  reto, poner en marcha una idea para ofrecer felicidad a los demás. Algunos le llamaban Empresa. Él simplemente Un Sueño.”


¿Emprendes con 50?



martes, 25 de febrero de 2014

El Debate del Estado de la Nación en #RRHH

No tenemos por costumbre en este blog ser muy críticos -solo en pequeñas dosis- y menos aún internarnos en el mundo de la política. Pero hoy será una excepción, o una norma, eso dependerá de la aceptación que tenga entre los seres humanos que se dignan a leer estas líneas.

Hoy se produce en nuestro parlamento el debate sobre el “Estado de la Nación”, que por cierto siempre he pensado que hablan de su nación, porque la nuestra, la de todos los días está muy lejos de los discursos huecos y anodinos con los que nos regalan los oídos nuestros queridos políticos. La verdad, solo se dirigen a los suyos, a los incondicionales que cada escasos minutos les abrirán las carnes con un cerrado aplauso. Aumentado así el ego del orador y proporcionando energías para seguir arengando otros tres minutos. Por cierto, estas líneas se han escrito antes de producirse el nombrado debate, el que escribe no es adivino, solo Emprendedor jodido.
Por eso, si el afortunado político de turno que hoy sea protagonista de este debate, cambiara su palique por un anuncio como… “Los autónomos que tengan menos de 30.000€ de ingresos anuales no tendrán la obligación de realizar retenciones profesionales, excepto por un mínimo del 2% al que podrán acogerse de forma voluntaria, todo ello a liquidar en la declaración anual de IRPF, así como que esta será la única declaración que deberán realizar durante todo el ejercicio fiscal.” ...yo sintonizaría la radio para oír este maravilloso discurso ;-)

Esto no será así. Esta frase, ni ninguna similar se pronunciará, es más, la mayoría de lo dicho será anacrónico y sin aplicación ciudadana… demagógico.

Pero vamos a lo nuestro ¿Cuál es nuestro debate? Fuera de ese parlamento -no importa el lugar- todo se mueve a una velocidad endiablada, hemos construido en una sociedad híper-conectada, acelerada, efímera en muchos aspectos que no llegan ni siquiera a mostrarse en todo su esplendor. La era digital, Internet, los móviles, las tabletas o cualquier dispositivo similar hace hoy del ser humano una persona con opciones de saber, preguntar, conocer, compartir y sobre todo opinar y participar.

Sin duda las empresas son uno de los catalizadores de los cambios que se producen en una sociedad moderna, avanzada. En el sistema en el que estamos metidos, el que hemos diseñado los humanos en el último siglo, si los negocios funcionan la sociedad funciona. Nos puede parecer un razonamiento pobre y escaso en valores, pero real, duro de asimilar, pero metido en la médula de cualquier persona que pretenda vivir dignamente, incluso sin excluir que no sea honradamente. El otro catalizador importante puede ser la administración –el estado-, pero de este ya no podemos esperar mucho, sobre todo por lo que nos han demostrado en los últimos años. Ya solo nos resta esperar que no dinamiten lo construido con el esfuerzo de muchos años.

Estos dos catalizadores deberían tener un papel importante en el desarrollo social de estos tiempos, cada uno en su terreno, cada uno en las competencias que le correspondan. Unos como dinamizadores de la innovación y la creación de empleo, los otros como facilitadores de un entorno que favorezca ambas cosas. Pero ni unos ni otros están dando la talla. Ni de lejos la mayoría de las empresas se están percatando de los cambios que la sociedad está generando y demandando. De los otros ni hablemos, están a años luz de comprender que sus “representados” quieren otro modelo de gestión, que el que ellos quieren hacer perdurar esta caducado, en estado latente, sino en coma o casi muerto.

Analicemos por un momento el mercado laboral actual y como se mueven sus actores principales, los empleados: La fuerza que pensará y creará, la que formará el tejido interno de las empresas. La sociedad que desee construir un modelo de éxito para el futuro, puede considerar algunos de estos aspectos.

  • La "conectividad" de las personas les hace más conscientes de lo que ocurre en su entorno y por ello, la colaboración empieza a ser un arma –herramienta- muy apreciada por la mayoría. No importa si eres emprendedor, funcionario o asalariado por cuenta ajena. Siempre encontraras tu “Social Hub” particular que estará dispuesto a ayudarte.
  • Como consecuencia de lo anterior en TALENTO sumará, crecerá. A mayor conectividad más acceso al talento. Los puestos de trabajo rutinarios serán sustituidos por la tecnología, los nuevos empleos cambiaran su naturaleza, el talento, la especialización y la adaptación serán claves en el mercado laboral futuro.
  • La colaboración será un valor en alza. Las empresas que necesiten innovar, necesitaran crear entornos colectivos inteligentes donde no valdrán las estructuras jerarquizas actuales. Crear, mantener y generar felicidad en esos entornos será la clave de los nuevos líderes. 
  • El aprendizaje será colectivo. Crear entornos de aprendizaje dinámicos y abiertos será un reto para las empresas. Las personas pueden aprender en cualquier lugar, en su círculo de conexión. Y este no tiene por qué estar dentro de su empresa. 
  • Las recompensas por el trabajo no vendrán de la mano de ascensos individuales, ni por títulos teóricos. Estos entornos premiaran la contribución del individuo al interés general de la empresa. 
  • Por último. Si la sociedad se está abriendo –compartir, colaborar- ¿Por qué los actores principales de la economía no lo hacen? No tendrán más remedio, tanto empresas como administración deberán adaptarse a los cambios que la sociedad esta generando.


Podríamos continuar analizando el futuro y realizar un tratado sobre Mercado Laboral y Sociedad del siglo XXI, pero no es este el momento. Solo una reflexión final.

¿Crees que alguno de los aspectos mencionados saldrá en el debate del estado de la nación? Aunque solo sea por casualidad o de forma general.

jueves, 13 de febrero de 2014

4 Aspectos del nuevo Reclutamiento

Cada vez trabajamos con más empresas que apuestan por introducir el “mundo social” (Web 2.0) y las relaciones que desde él se pueden generar para modificar sus procesos de selección. Pero no para consultar los perfiles de los candidatos en las redes sociales, no, para eso no nos necesitan, ya todo el mundo ha aprendido a “cotillear 2.0”.

Estamos cambiando cosas, ayudando a las empresas a establecer contactos con personas que pueden llegar a ser empleados suyos, mantener una conversación constante con su entorno, con aquellos que pueden ser interesantes e influyentes en el futuro de la empresa. Estamos ayudado a las PYMES a escuchar, porque no importa que tamaño tienes (al menos para esto), solo necesitas tener claros tus objetivos.

Esto es un gran avance, significa abrirse, significa dejar de mirarse el ombligo, pensar que puedes y debes aportar si quieres atraer talento. Y que nadie piense que estamos haciendo grandes y maravillosas implantaciones de políticas de reclutamiento 2.0. No, solo estamos dando pequeños pasos, eliminando miedos, abriendo ventanas para “airear” despachos… gestionando el cambio. El trabajo más importante relacionado con este aspecto de la gestión de las PYMES, lo estamos haciendo en las Escuelas de Negocio, Universidades, Colegios profesionales, etc., donde se  construye el futuro de los profesionales de estas áreas y donde cada vez participamos en más módulos de formación. 
Pero el post quiere descubrir que pequeños pasos puede dar una PYME para iniciar este camino, sin riesgos y con la opción de crear un nuevo ámbito de relación con la sociedad, con su entorno. Lo cierto es que en el fondo las cosas no son tan complicadas como podrían parecer, que no es necesario realizar sesudos planteamientos de métodos algorítmicos, nada de eso, para empezar solo necesitamos el convencimiento de que queremos hacerlo (perdida del miedo inicial) y los medios para poder implementarlo, que no son muchos y en todo caso si no se dispone de ellos dentro, se pueden subcontratar. 

Después…
  • Dedica un buen tiempo a pensar quien es tu público. Atención, estamos pensando en reclutamiento de personas, no en vender nuestro producto, pero aún así hay muchas sinergias entre ambas poblaciones y en algunos sectores hasta hay coincidencias. No menosprecies el sector, no olvides cuáles son tus stakeholders, no construyas una conversación hueca, sin sentido. Perteneces a un ámbito profesional y de eso es de lo que sabes y puedes hablar. Por cierto, esto estará relacionado con los perfiles que habitualmente selecciones.
  • No olvides que estás saliendo de casa, que te estás exponiendo, que te van a ver. No descuides tu imagen. Esta debe estar alineada con la imagen corporativa y si no la tienes bien definida, igual es el momento de pensar en ella. Hablamos de PYMES que puede no dispongan de grandes estrategias de marketing. Lo cierto es que este aspecto debe ser escalable, lo que hagas ahora debe ser útil por otras estrategias de la empresa en un futuro. El camino que estás abriendo con esta experiencia podría ser bueno como aprendizaje para entrar en otras áreas que ahora no tienes claras. 
  • Elige bien que canales puedes usar. No te dejes llevar por lo más popular o conocido. Pregúntate donde está tu público y entra en esos canales. Uno profesional, uno genérico y uno sectorial, esa sería una buena opción para empezar. Por cierto, en este momento deberás pensar en los contenidos de tu conversación. Vale escuchar y mucho, pero no seas mudo. 
  • No descuides tu casa. Si, si, como lees. Esto no es solo salir de paseo por las redes. ¿Y si vienen a visitarte? ¿Dónde dejaran el currículum? Mira, a esto le puedes llamar “Canal de empleo” y lo debes adecentar en tu Web Corporativa. Dedícale un poco de tiempo y medios, merece la pena. No sirve ser muy “guay” en las redes y tener la casa “hecha unos zorros”.
No parece muy complicado verdad. Pues adelante, con esto si lo haces bien, luego hablaremos de Reclutamiento 2.0 y de Employer Branding. ¿Te atreves a soñar?

Deja tu opinión sobre este post, nos interesa conocer tu experiencia.

domingo, 2 de febrero de 2014

¿Sirve Internet para buscar trabajo?

Mientras un batallón de eruditos del empleo trata de vender las bondades de Internet en la búsqueda de trabajo, un ejército de parias hacen lo imposible por entender ese nuevo mundo, entretanto su intuición les dice que son muchos los peligros que deben esquivar, con el añadido de no saber quien espiará sus intimidades o usará sus datos. Para algunos es como desnudarse en público, como tender la ropa en un balcón de la calle principal del pueblo. No es su cultura, ellos se educaron jugando en las calles con sus amigos.

Los primeros responsables de un posible “espejismo 2.0 en la búsqueda de empleo” somos aquellos que difundimos sus bondades y en algunos casos hasta el extremo de definirlo como la “única vía”. Todo tiene su explicación, hemos alcanzado el estado de gracia para hablar sobre empleo e Internet a las masas por el camino de la Web 2.0, desde el tortuoso recorrido de las redes sociales, haciendo un uso personal de ellas para la propia promoción, aprendiendo a usar sus bondades, acumulando miles de seguidores que aplauden las frases copiadas de auto ayuda. Pero cuidado, cada uno tiene “Su camino”, el de su experiencia, incluso tal vez el de su éxito. Desde este punto de vista, lo que estamos haciendo es confundir a los que para empezar no saben ni siquiera que pueden hacer profesionalmente ahora, como pueden volver a ganarse la vida, ya que su oficio no existe. Zapatero a tus zapatos.
Foto de @xsalas

Lo dicho, no serás profeta en tu tierra, pero si puedes ser un impostor en el mundo de los desesperados, el tuerto es el rey en el país de los ciegos ;-) Contarle a la gente lo magnifico que puede ser tener su perfil en LinkedIn o lo maravilloso que es poner su nombre en Google y obtener un resultado “niquelado”, para asombro del “incauto reclutador” que ose espiarle, o lo más de lo más, que construyan su “marca personal”. ¡¡Viva el vino!!

No seré yo quien diga que Internet no proporciona herramientas muy válidas para estar presente en el mercado laboral de una forma más pro-activa, positiva y como ese gran escaparate que es, poder mostrarte con todo tu potencial. Todo lo contrario. Sobre todo porque soy uno de esos que se gana la vida hablando de esto (Sarcasmo).

Así pues… ¿Sirve Internet para buscar trabajo?

Pues sí, pero no para tod@s, ni de la misma forma. Así de fácil. En primer lugar hay un gran número de personas que se están quedando fuera del uso de esa tecnología, más bien debería decir que nunca han estado (Como ejemplo y no comparación, ver lo ocurrido con la presentación de los resúmenes anuales de I.V.A. modelo 330 por Internet, un caos). Estas personas necesitan FORMACIÓN BÁSICA, si no queremos generar un grupo de humanos excluidos de ciertas áreas profesionales para toda su vida.

Y esta parte también contiene un mensaje para las administraciones públicas locales, autonómicas y nacionales, si quieren meterse en el mercado laboral y ayudar como agentes generadores de oportunidades, no olviden que parte de su función puede y debe ser la formación. No pueden mirar hacia otro lado, como están haciendo ahora, o tal vez están ignorando que dentro de unos años, por más empleo que se genere, existirá un grupo (esperemos que no muy numeroso) de personas que jamás volverá a trabajar.

Para el resto, que espero sean muchos, no vale el lema: “Todo es bueno y maravilloso en Internet”, lo primero que debe hacer una persona que busca empleo antes de acercarse al mundo 2.0, al uso de Internet y las Redes Sociales es preguntarse: 

¿Qué ofrezco? ¿Cuál es mi objetivo?

Algo he aprendido en estos años de constante “navegación”, estar en las redes sociales no es para pedir, para eso mejor la puerta de un supermercado o el metro. Una vez tengas claro que puedes y quieres hacer, sabiendo que con ello te ganaras la vida y podrás volver al mercado laboral, entonces y solo entonces: “Usa las Redes para mostrarte” #NoSeasInvisible

La estrategia en la búsqueda de empleo usando las herramientas que proporciona el mundo de Internet no pasa por PEDIR, sino más bien por ofrecer, por sugerir y sobre todo por demostrar que eres bueno en tu terreno, el que sea. Eso te llevará a explotar lo que de verdad es útil en este mundo: Que te encuentren y sobre todo que te llamen.

En fin, como en la vida real, como en el mundo offline, si no eres un impostor y destacas (por el motivo que sea) tendrás más opciones. Y eso se llama trabajo, trabajo y trabajo. Aquí y en Tombuctú.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...