Síguenos en tu email

martes, 23 de diciembre de 2008

Memorias de una Superviviente

Este libro escrito por Doris Lessing (Kermanshah, Persia, 1919) en 1974 tiene una vigencia en este momento que podría resultar escalofriante. ¿Qué pasaría si la sociedad actual se deja llevar por la falta de escrúpulos y la desobediencia? Todo ante la ineptitud de políticos, banqueros y otras especies.

Cuenta la historia de una mujer que vive en medio del caos de una sociedad que se derrumba. Ninguno de los valores hasta el momento existentes en cualquier sociedad son ya validos, las personas no tienen trabajo, ni ingresos de ningún tipo y solo pueden pensar en subsistir. En medio de este caos, la protagonista recibe la visita de un extraño, que cambia su vida ya de por si difícil.

Doris Lessing recibió el premio príncipe de Asturias en 2001 y el Nobel de Literatura en 2007, sin estar en la lista de candidatos que contaban para el premio. Su novela más conocida es “El cuaderno dorado”.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Eres un buen compañero, jejeje…


Es fácil decir que alguien no tiene razón en algo o que esta equivocado, sobre todo si no esta presente. Somos muy dados a decir cosas de los demás cuando no se pueden defender, la verdad es que no hacerlo es un ejercicio de honestidad a prueba del mejor de los mortales. Claro esta que el mundo de la empresa no tiene esta virtud, es más, diríamos que se acrecienta el carácter cínico de las personas en este aspecto.

Pero más complicado resulta que además de hablar mal de alguien a sus espaldas, lo cambiemos cuando él esta presente y le demos la razón que anteriormente le negamos en su ausencia. ¿Pero que pasa si te pillan? Normalmente nada, lo que toca, y los más cretinos lo hacen con soltura, es negarlo todo y buscar un chivo expiatorio para endiñarle el asunto. Con esta última reacción entramos en un círculo del que es difícil salir, porque corremos el riesgo de que al final dos de nuestras victimas cruzadas se lo cuenten.

Por desgracia en la vida interna de una empresa esto pasa con mucha frecuencia y a todos los niveles. Pero es posible que para la buena marcha de un proyecto empresarial el colectivo donde más daño hace este comportamiento es el de los directivos. Se supone que estas personas, que deben estar preparadas, tienen la suficiente integridad como para superar este tipo de episodios y además no fomentarlos, incluso por ejemplo hacia los demás miembros de la empresa, que los observan de forma continúa. Pues no es así, cada vez me encuentro con más ejemplos contrarios, con más personajes que no saben lo que significa trabajar con otras personas que tienen opiniones diferentes a las suyas. Desgraciadamente esto no tiene remedio, el cretino lo es y no deja de serlo, ocupe el cargo que ocupe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...